Consejos y trucos para evitar el picor

El picor es la principal queja de los pacientes con Dermatitis Atópica

El picor. Un hecho constante en los pacientes con Dermatitis Atópica. De hecho, sin picor difícilmente exista Dermatitis Atópica. Ambas aparecerán irremediablemente juntas y, de la misma forma, desaparecerán a la vez. Decirle a un paciente con Dermatitis Atópica que no se rasque, que se olvide del picor, es decirle que se olvide de su Dermatitis Atópica.

El picor es la principal queja de los pacientes con Dermatitis Atópica y posiblemente el elemento que más condiciona la calidad de vida tanto de ellos como de los convivientes, en especial los padres de aquellos más pequeños. Varios estudios han demostrado que el picor disminuye la calidad del sueño, las horas de descanso, el rendimiento y tiene efectos sobre el humor y carácter de aquellos afectados.

El picor. Es habitual hablar sobre él en nuestras consultas siendo la mayor queja. De hecho, en ocasiones conseguimos mediante tratamientos como la fototerapia mejorar el picor sin conseguir que desaparezcan del todo las lesiones, hecho que los pacientes agradecen.

Hoy seguiremos hablando del picor, de qué podemos hacer para evitarlo e intentaremos buscar algún que otro truco para mejorarlo.

1r Consejo: Sin atopia, no hay picor.

El picor es un signo guía de que la atopia no está siendo bien controlada. Nos indica que existe inflamación bajo una piel que puede únicamente presentar mínimos cambios como puede ser la sequedad cutánea o una mínima rojez. Si hay picor, hay necesidad de tratamiento. ¿Cuál? va a depender de la gravedad de la Dermatitis Atópica y deberá ser monitorizado por el médico de referencia. Muchas veces los propios pacientes aprenden a detectar ese momento en que necesitan su tratamiento y aprenden a iniciarlo antes de que el eccema y el picor empeoren. Otras veces, puede ser suficiente el uso de crema emoliente, sobre todo en casos en que únicamente existe sequedad sin rojez. Por suerte, nos encontramos en un momento en el que tanto la industria farmacéutica como pacientes como equipo sanitario se encuentra ampliamente concienciado en esta enfermedad y existe una amplia gama de cremas hidratantes de uso diario especializadas en Dermatitis Atópica, por lo que es cuestión de ensayo y error encontrar aquella que más nos ayude.

2º Consejo: mantén tu piel cuidada.

Aunque no es objeto de hoy hablar de los cuidados básicos de la atopia me gustaría recordarlos. No hay que esperar a que el cuerpo pique o nuestro hijo empiece a rascarse para tratar la Dermatitis Atópica. Recordemos que la atopia cursa a brotes, con momentos malos y momentos buenos. Independientemente de ello una piel atópica siempre necesita que se la mime. El uso diario de cremas hidratantes, usar poco jabón en la ducha y preferiblemente aquellos especializados para pieles atópicas, el uso de ropa poco agresiva como la seda o el algodón y evitar los productos químicos en la piel (como el exceso de suavizante en la lavadora o los productos de limpieza) debe estar siempre en mente. En ocasiones el picor puede deberse a que fallamos en alguno de estos aspectos.

3r Consejo: engaña al picor.

El picor es un reflejo con el objetivo de proteger la piel de elementos agresivos. En su origen intervienen mediadores químicos, neurotransmisores y las complejas vías neuronales del sistema nervioso central. Las vías que conducen el picor se encuentran interrelacionadas con otros sistemas cognitivos y perceptivos. Son estas mismas vías las que transmiten ciertos estímulos dolorosos o sensaciones como el tacto. En lugar de rascar, podemos frotar. En lugar de rascar podemos estimular sensaciones como el frío. Existen dispositivos aplicadores de crema que ofrecen la ventaja de tener que frotar sobre la piel, de forma que, en lugar de rascar, frotamos. Para los más pequeños podemos improvisar juegos como el uso de guantes de material no dañino que simulen animales y que jueguen con ellos en lugar de rascarse. Además, y dado que el rascado puede ser en ocasiones prácticamente un hecho involuntario, es importante mantener las uñas bien cortas y pulidas para evitar la lesión sobre la piel.

4º Consejo: mantén la mente ocupada.

En varios estudios se demuestra que el picor es mayor a determinadas horas y momentos. Es cuando nos encontramos ociosos, al acostarnos o desocupar nuestra mente que la sensación de picor gana terreno y, consecuentemente, el rascado. La realización de ejercicio físico, la realización de hobbies o las interacciones sociales van a engañar a nuestro cerebro, manteniéndolo ocupado y dejando el picor en un segundo plano. Además, la realización de deporte y actividades sociales van a mejorar nuestro estado de ánimo y fomentar hábitos de vida saludables.

5º Consejo: Mens sana in corpore sano.

La Dermatitis Atópica y en especial el picor, van a ocasionar insomnio, estrés e irritabilidad, situaciones con gran impacto en las familias, sobre todo en los más pequeños y en sus padres y cuidadores. Existen trabajos que han evaluado el impacto de la Dermatitis Atópica (en especial de los casos más severos) sobre las relaciones interfamiliares y el matrimonio. En ellos se demuestra el efecto negativo de la Dermatitis Atópica. Es importante mantener a raya el picor, pues este va a despertar a toda la casa por la noche. Existen intentos para disminuirlo, como buscar la habitación más fresca o el contacto piel con piel durmiendo a los más pequeños en brazos. Es importante no sobrepasarse con el uso de mantas y sabanas, pues el calor puede ocasionar más picor. El recambio frecuente de sabanas, el uso de tejidos de algodón o el uso de pijamas húmedos en casos seleccionados, puede mejorar el picor nocturno y, consecuentemente mejorar el sueño en el domicilio. Algunos medicamentos, como los antihistamínicos sedantes pueden ayudar en algunos casos, aunque estos deben ser siempre prescritos por un médico y pueden ocasionar somnolencia diurna que dificulte la actividad escolar.

Para casos más complejos, puede estar indicado dejarse ayudar por un psicólogo experto y utilizar métodos y herramientas de refuerzo positivo y negativo, como se ha demostrado en algunas publicaciones. Es importante que el niño perciba que el rascarse es negativo para él, pues el rascado cierra un círculo vicioso formado por: picor – rascado – lesión – más picor – más rascado – etc. Pero también es igualmente importante que reforcemos y valoremos positivamente que evite el rascarse. Ayudémoslos con el picor tratando efectivamente la Dermatitis Atópica, usando los corticoides y cremas indicadas por los profesionales y cuando no las pastillas recetadas. Ayudémoslos evitando las situaciones de estrés, las riñas constantes y aprobemos las conductas positivas. Ayudémoslos manteniéndolos distraídos y en un ambiente de tranquilidad y cariño.

6º Consejo: El sol, un rayo de esperanza.

En nuestras consultas varias familias nos hablan de las propiedades del agua del mar, e incluso algunas nos han reconocido que han llenado botellas de agua del mar para guardarlas en casa. Si bien es cierto que las descalcificadoras pueden ayudar en los pacientes con atopia, es más limitado el papel curativo que se le atribuye al agua del mar. Posiblemente lo que ayuda a los pacientes con atopia, es la relajación que acompaña a la playa y la época vacacional, así como los efectos positivos del sol, en concreto, ciertas longitudes de onda que utilizamos en las cabinas de fototerapia de las consultas de dermatología. Ciertos rayos de UVA como de UVB tienen efectos positivos sobre la piel inflamada, especialmente sobre el picor, mejorando los brotes de Dermatitis Atópica.

Así pues, tomar el sol puede tener efectos beneficiosos a pesar de que en los últimos años se le ha atribuido en la mayoría de las ocasiones un papel nocivo. Sin embargo, los baños de sol deben hacerse de forma correcta, con fotoprotector, y en aquellas horas con menos irradiación nociva, por ejemplo, utilizando el sol de primera hora de la mañana y protegiéndonos de él a partir de las 11 a.m. o el de última hora de la tarde (a partir de las 5:30 p.m.). Con 10 – 20 minutos puede ser suficiente.

7º Consejo: con la comida no se juega.

Como ya comentamos en publicaciones pasadas, a pesar de que existen una asociación entre la alergia alimentaria y la Dermatitis Atópica, salvo que se haya encontrado un alimento al que el paciente es alérgico mediante el estudio médico pertinente, no existe ningún tipo de evidencia de que hacer pruebas eliminando alimentos de la dieta mejore ni el picor ni la Dermatitis Atópica. Los casos sospechosos deben estudiarse y no debe retirarse ni reintroducirse alimentos de forma aleatoria o basándonos en dietas sin fundamento.

8º Consejo: existe la medicina alternativa, pero no todo vale.

Son numerosos los casos que acuden en busca de remedios y tratamientos alternativos no ofrecidos en los centros sanitarios. Esto es un reflejo de la complejidad e impotencia que en ocasiones puede representar el tratamiento de la Dermatitis Atópica, especialmente en casos graves. Por suerte nuevas moléculas y tratamientos están a la vuelta de la esquina para el tratamiento de los casos más resistentes.

Existen publicaciones referentes al uso de medicina tradicional china y otros métodos alternativos, sin embargo, la mayoría de estos fallan a la hora de demostrar una eficacia real y corremos el riesgo de abandonar tratamientos que sí han demostrado efectividad al recurrir a terapias no convencionales. Los casos complejos deben ser manejados por especialistas formados en medicina, siendo los tratamientos alternativos bienvenidos en casos seleccionados y realizados por personal cualificado como métodos complementarios. Existe una publicación que arroja cierta evidencia sobre el uso de acupuntura, si bien, los autores son especialistas en medicina china, el trabajo es de origen coreano, cuenta con pocos pacientes y con poco tiempo de seguimiento y todos ellos con Dermatitis Atópica de poca gravedad. La extrapolación de los resultados a nuestro entorno debe realizarse con precaución.

Y para acabar…

A modo de conclusión, manejar el picor de los pacientes con Dermatitis Atópica puede ser complicado. No existen técnicas únicas y de gran efectividad, pero es de suma importancia tener presente que, si el paciente se rasca, la Dermatitis Atópica está activa. Y para la dermatitis sí tenemos tratamientos.

Intentar tratar el picor sin tratar la enfermedad, es como intentar achicar agua de un barco que está haciendo aguas. Debemos reparar el defecto. Debemos insistir en las normas básicas de la Dermatitis Atópica y en su tratamiento.

 

MAT-25952

Dr. Oriol Corral-Magaña
Médico especialista en dermatología
Hospital Universitari Son Espases. Palma de Mallorca

COMPARTIR: