Piel atópica bebe

Dermatitis atopica en bebes: Cuidados especiales para la piel del niño

Los niños con Dermatitis Atópica requieren unos cuidados especiales

La Dermatitis Atópica es una enfermedad inflamatoria crónica causada por la combinación de factores genéticos y/o ambientales. Entre las causas genéticas existe una alteración de las proteínas que forman parte de la barrera cutánea.

La piel es un órgano que actúa de barrera y protege al organismo de las agresiones externas y de la entrada de microorganismos. Los niños con Dermatitis Atópica tienen esta barrera alterada y la piel pierde su humedad, se vuelve más seca, más irritada e hipersensible y es más propensa a tener infecciones por bacterias, virus y hongos. Por estos motivos, los niños con Dermatitis Atópica requieren unos cuidados especiales para intentar que la piel mantenga, en la medida de lo posible, sus funciones de protección.

Cuando un niño con Dermatitis Atópica acude a la consulta, es habitual que los padres o cuidadores expliquen que les han recomendado bañarlo únicamente dos o tres veces por semana. Existe la creencia de que el baño elimina la capa lipídica o grasa que tiene la piel y muchos niños atópicos se bañan únicamente dos veces por semana porque de esta manera se cree que la piel mantiene sus propiedades de protección. Este concepto es erróneo y se ha visto que  los niños con una buena higiene mejoran su dermatitis.

¿Por qué los niños atópicos deben ducharse diariamente?

Porque el sudor y la suciedad son irritantes para la piel y porque los niños con dermatitis atópica tienen la piel más seca, tienen picor, se rascan, se hacen heridas y estas heridas pueden sobreinfectarse con más facilidad que en un niño sin dermatitis. Por todos estos motivos, lo primero que se debe aprender en los cuidados del niño atópico es que deben ducharse todos los días o en el caso de niños lactantes que prácticamente no sudan o no se ensucian, a días alternos.

¿Cómo debe ser esta ducha?

La ducha debe ser corta, unos 5-10 minutos y el agua no debe estar muy caliente, entre 27 y 30ºC.

¿Qué jabones debemos utilizar?

Se deben utilizar geles limpiadores “sin jabón” también llamados syndet. Hay una gran variedad de geles en el mercado, algunos con texturas más aceitosas y otros con texturas cremosas, pero la mayoría tiene en común el hecho de generar poca espuma. Es importante tener presente que su función de limpieza no depende de la espuma que hace el jabón. También debe utilizarse un champú específico para atópicos porque la piel que recubre el cuero cabelludo también está alterada y puede aparecer en ella picor y eccema.

Estos geles y champús específicos ejercen su función de limpieza eliminando la suciedad y posibles irritantes, pero a su vez, son menos agresivos que los habituales y mantienen la integridad de la barrera cutánea.

¿Qué debemos hacer después del baño?

Después del baño, se debe secar la piel con suavidad y sin frotar para que mantenga su humedad. Inmediatamente después, se debe aplicar la crema hidratante sobre la piel. Al poner la crema hidratante sobre la piel húmeda, esta crema hace como “de precinto” para mantener el agua en la piel y proporcionar así, más hidratación.

¿Cómo deben aplicarse las cremas hidratantes?

Las cremas hidratantes deben aplicarse dos veces al día, sobre la piel sana. Es importante encontrar una crema hidratante adecuada y que el niño deje aplicársela. Hay muchas marcas de cremas hidratantes, en los meses de inviernos cuándo el clima es más seco y la dermatitis es más severa, es mejor utilizar cremas más pastosas y en verano, cuando hay más humedad y estas cremas no se toleran bien, se deben aplicar cremas más ligeras.

Sobre las zonas de la piel que haya un eccema, las cuales, están rojas, descamadas y a veces rascadas, no se debe aplicar la crema hidratante porque les produce picor y no les aporta beneficio. En estas zonas se debe aplicar la crema de tratamiento específica que ha sido recetada por el médico, que, en la mayoría de los casos, se tratará de un corticoide tópico.

¿Cuáles son los desencadenantes?

En la mayoría de los niños con Dermatitis Atópica es difícil encontrar un desencadenante claro de los episodios de picor y erupción, pero en otras ocasiones existen algunos factores que son claramente perjudiciales y deben evitarse. Los desencadenantes más frecuentes son:

  • Baños excesivos sin hidratación
  • Baja humedad
  • Exposición al humo de tabaco
  • El estrés
  • La sudoración
  • El roce y sobrecalentamiento de la piel
  • El uso de jabones agresivos
  • Los baños de burbujas
  • El uso de perfumes
  • La lana (siempre es preferible utilizar la ropa de algodón)

 

Dra. Carolina Prat Torres
Médico adjunto de dermatología.
Especialista en dermatología pediátrica.
Hospital Universitari Sant Joan de Déu. Barcelona.

COMPARTIR: