Duración Dermatitis Atópica

Duración de la dermatitis atópica

Las posibilidades que la Dermatitis Atópica desaparezca son mayores cuando aparece en edades más tardías

La Dermatitis Atópica es una enfermedad inflamatoria de la piel, crónica y de carácter recurrente que afecta al 20% de los niños y casi al 3% de los adultos.

¿La Dermatitis Atópica va a durar toda la vida?

Tal y como dice la definición, la Dermatitis Atópica es una enfermedad crónica y esto, en términos médicos, no significa que sea para toda la vida, sino que es una enfermedad de larga duración.  No está bien establecido el tiempo mínimo por el que una enfermedad se define como crónica, pero lo más habitual es que los niños presenten su Dermatitis Atópica durante más de 6 meses. Durante este tiempo los niños no presentan eccema diariamente, sino que en ocasiones tienen periodos de remisión en los que apenas tienen lesiones en la piel y periodos de brote en los que aparecen las placas de eccema. Estos brotes repentinos de eccema no deben desanimar a los familiares y cuidadores, porque se trata de la evolución típica y característica de la Dermatitis Atópica.

La Dermatitis Atópica aparece con más frecuencia en la infancia (antes de los 5 años) y, como hemos explicado, va presentando un curso progresivo caracterizado por brotes repetidos de eccema e inflamación de la piel. En la mayoría de los casos, a medida que pasan los años estos brotes de eccema son más leves y menos frecuentes, hasta que llega un momento en que suelen desaparecer.

Por tanto, la Dermatitis Atópica es, en algunos casos, una enfermedad autorresolutiva. Se estima que aproximadamente un 50% de los casos de Dermatitis Atópica se solucionan antes de los 4 años de edad y hasta en un 75% en la pubertad. No obstante, hay un 25% de los casos que no consiguen esta mejoría y perduran a lo largo de toda la vida. En estos casos, habrá algunos pacientes que tengan brotes constantes de la enfermedad y otros que únicamente presenten brotes intermitentes y puntuales de eccema.

Atendiendo a estos porcentajes, cuando un niño desarrolla dermatitis atópica no podemos asegurar que vaya a curarse definitivamente, pero lo más probable es que en pocos años su enfermedad mejore o incluso desaparezca.

¿Existe una Solución para la Dermatitis Atópica?

Actualmente no disponemos de ningún tratamiento definitivo para esta enfermedad, esto quiere decir que no podemos administrar un medicamento durante unos días o semanas y que la enfermedad desaparezca para siempre. Pero, aunque no podamos curarla, es muy importante controlar y tratar los brotes de la enfermedad.

¿Por qué es tan importante tratar los brotes de la Dermatitis Atópica?

Cuando un niño presenta un brote de dermatitis en el que aparecen placas de eccema rojas y con signos de descamación, se produce una gran inflamación. Si no tratamos esta inflamación con los medicamentos antiinflamatorios de que disponemos, se produce una inflamación cada vez mayor, una dermatitis cada vez más grave y a su vez existe más riesgo de que dure más tiempo o no desaparezca.

También es muy importante tener presente que el eccema produce intenso picor en la piel y esto hace que los niños estén más agitados, intranquilos y tengan más dificultades para concentrarse en el colegio y para conciliar el sueño. Está agitación no sólo es mala para el niño, ya que puede provocar trastornos emocionales y de conducta, sino que también afecta de forma muy importante a la calidad de vida de sus padres o cuidadores.

 

MAT-19390

Dra. Carolina Prat Torres
Médico adjunto de dermatología.
Especialista en dermatología pediátrica.
Hospital Universitari Sant Joan de Déu. Barcelona.

COMPARTIR: