Factores de la Dermatitis Atópica

Causas de la Dermatitis Atopica

Ante un brote de Dermatitis Atópica muchos se preguntan: ¿por qué?, ¿hay algo que pueda hacer?, ¿qué me lo ha producido? Todas ellas son preguntas buenas y razonables que vamos a tratar en este apartado. Cada día se conoce más sobre la enfermedad. Sabemos que la Dermatitis Atópica no está ocasionada por una única causa, si no por la confluencia de muchas. Sabemos que los genes, es decir la información de nuestro ADN, explica parte de la enfermedad y que aquellos con padres con Dermatitis Atópica tienen muchos más números en juego para tenerla. Sabemos que la función de barrera de la piel está alterada en los pacientes con Dermatitis Atópica. Por eso, y de forma similar a un muro agrietado, la piel del paciente pierde más agua, ácidos grasos esenciales y deja pasar más bacterias y otras sustancias externas en el cuerpo. También conocemos el papel de algunos factores que van a hacer que un día nos despertemos con un brote de Dermatitis Atópica cuando pensábamos que era cosa del pasado.

¿Cuáles son los factores que más frecuentemente empeoran la Dermatitis Atópica?

Existen una serie de factores básicos que toda persona con Dermatitis Atópica debe aprender a disminuir o evitar y que forman parte de las normas de higiene básicas para cualquier paciente. Entre ellos encontramos los desodorantes (sobre todo en aerosol), perfumes, productos de belleza o de cuidado corporal con alcoholes. Cuando compremos ropa, deberemos fijarnos que ésta sea de algodón preferiblemente, evitando tejidos como la lana. En la lavadora usaremos productos suaves evitando el exceso de jabones y de suavizante.

Una observación muy frecuente de los pacientes y padres de niños con atopia es el empeoramiento con el agua. Efectivamente, cuando nos encontramos en el momento de brote, ese en el que las lesiones están más rojas, pican más e incluso producen líquido, el agua va a ser un potente irritante de la piel. Por eso, en ese momento, es aconsejable que las duchas o baños sean cortos, con agua templada pero no muy caliente y usando jabones suaves con pH bajos o los actuales  Syndet que pueden comprarse en farmacia. Justo después del baño es el momento en el que la piel puede perder más agua y por ello es el mejor momento para aplicarnos nuestra crema hidratante corporal. ¡Ah! Y no nos olvidemos, la ducha diaria no debe ser prohibida, pues si la hacemos tal y como hemos descrito y aplicando posteriormente la crema hidratante va a ayudarnos a mejorar el brote.

Cuando me pongo crema hidratante, me pican más las lesiones… ¿Qué debo hacer?

Efectivamente, cuando la piel está muy dañada por la Dermatitis Atópica, el uso de crema hidratante corporal (o emoliente) puede ocasionar molestias como quemazón o picor. Por ello, en esas zonas más sensibles nos aplicaremos los tratamientos que nuestro médico de referencia nos haya pautado. Sin embargo, el emoliente es la base de todo tratamiento, siendo imprescindible su aplicación a diario cuando tenemos la piel sana o ante pequeños brotes.

¿Puede hacer natación mi hijo con Dermatitis Atópica?

Esta pregunta nos la encontramos frecuentemente en la consulta. Los niños con Dermatitis Atópica, así como los adultos, pueden beneficiarse de la natación por ser un ejercicio físico completo. En los momentos de mayor intensidad de la Dermatitis Atópica puede ser aconsejable abandonar los baños en la piscina, pero no se debería restringir su práctica fuera de esta situación. Sin embargo, es importante que tras finalizar la natación el paciente se aclare bien en la ducha y se aplique buena cantidad de crema hidratante corporal, incluso cuando en la piel no queda lesión alguna.

¿Debo ponerme un descalcificante en mi casa?

Es cierto que el uso de agua dura está asociado con un empeoramiento de la Dermatitis Atópica, sin embargo, no existe suficiente información fiable para garantizar que el uso de descalcificadores.

¿Y sobre el sudor?

El exceso de sudoración puede empeorar un brote, por ello es recomendable seguir hábitos de vida saludable para mantener el peso a raya y evitar el exceso de ropa, especialmente en aquellos más pequeños.

Hablando de la comida… ¿Qué hay de los alimentos y la Dermatitis Atópica?

Es habitual caer en la idea errónea de que la Dermatitis Atópica es una alergia. Realmente la Dermatitis Atópica no es ninguna alergia, sino más bien una predisposición a desarrollar procesos alérgicos y por eso los pacientes con esta enfermedad tienen más probabilidades de desarrollar asma, rinitis alérgica o sensibilizarse a alimentos o a los ácaros. Actualmente existen diferentes opiniones al respecto y los estudios que se plantean nos ofrecen dudas sobre si la alergia a los alimentos es un factor que desencadene un brote de Dermatitis Atópica. Existen pacientes en los que realmente se encuentra un empeoramiento por la toma de un alimento, pero su número es mucho menor que el de pacientes positivos en las pruebas para la alergia.

Deberíamos acudir a nuestro médico sospechando una alergia alimentaria si existe una relación clara con los empeoramientos de la Dermatitis Atópica y esta no mejora en ningún momento y/o se asocian molestias gastrointestinales (vómitos, diarrea, nuestro hijo no crece tanto como cabría esperar). En estos casos, y siempre que se dude, debe confiarse en el médico y seguir las pautas recomendadas. Nunca deberemos eliminar un alimento de la dieta por nuestra cuenta únicamente por la sospecha, pues puede ocasionar malnutrición y su reintroducción tras un tiempo sin tomarlo, aumenta el riesgo de originar una verdadera alergia.

Algunos alimentos como los cítricos pueden ser irritantes, lo que tampoco debe confundirse como alergia, pues realmente lo que ocurre es que su jugo puede ocasionar lesiones cutáneas.

¿Y si estoy dando el pecho y mi hijo tiene atopia, debería evitar algún alimento?

Salvo que su médico diga lo contrario, no debe evitarse ningún alimento en la mujer embarazada o en periodo de lactancia. De hecho, la toma de huevo, cacahuete, trigo o leche por parte de la madre se ha asociado con un menor riesgo de que el niño desarrolle alergias alimentarias posteriormente. De la misma forma, la introducción de sólidos en el bebé no debe demorarse, siguiéndose el calendario nutricional habitual.

¿Y no será que hay otras sustancias que puedan provocar la Dermatitis Atópica a parte de los alimentos?

Como ya hemos dicho, ésta se ocasiona por la interacción de nuestros genes alterados, los irritantes, las bacterias y los alérgenos. A parte de los alimentos, los ácaros, el polen, los pelos de animales (en especial los del gato) y la alternaria, son ejemplos de sustancias que pueden inducir una sensibilización. De todas ellas, los ácaros son los que dan un mayor número de pruebas positivas. Llegados a este punto volvemos a encontrarnos con dudas pues, aunque hay estudios en que algunos pacientes que han sido vacunados para los ácaros presentan mejoría de la Dermatitis Atópica, no se observa que los pacientes mejoren cuando aplicamos medidas eficaces para eliminar los ácaros de nuestras casas.

En resumen…

La Dermatitis Atópica es una enfermedad ocasionada por un cúmulo de factores y no debemos atribuirla a un único desencadenante. Los irritantes como los perfumes, desodorantes, productos químicos, jabones, ropa de lana u otros tejidos duros o baños prolongados son los factores que más frecuentemente estarán empeorando nuestra piel. El uso de crema emoliente debe ser a diario, pero evitarse en lesiones muy intensas. No debe suspenderse ningún alimento de forma arbitraria y ante la duda deberemos consultar a nuestro médico de referencia.

Por último, hay que recordar que el estrés es otro factor desencadenante de brotes, así que intentemos mantener, dentro de una sociedad que cada vez nos exige más, la cabeza cuerda y cuidémonos de él.

MAT-19008

Dr. Oriol Corral-Magaña

Médico especialista en dermatología
Hospital Universitari Son Espases. Palma de Mallorca

COMPARTIR: