Piel Atopica Niños

Piel Atópica niños: ¿Por qué mi hijo tiene Dermatitis Atópica?

Piel atopica en niños

La dermatitis atópica es una enfermedad frecuente y crónica de la piel que se caracteriza por la presencia de “brotes” o momentos en los cuales aparecen los eccemas (zonas de piel roja y seca) asociados a intenso picor. Estos periodos se alternan con otros en los que no vemos estas manifestaciones clínicas, y en los que los cuidados diarios de la piel serán fundamentales para prevenir un nuevo brote.

De manera normal, la piel funciona como una barrera que impide el paso de sustancias que la pueden irritar, como si se tratase de una pared de ladrillos. En el caso de pacientes con atopia existe una alteración en la estructura de esta pared lo que hace que se evapore más agua de lo normal, la piel se seque y sea mucho más fácil que penetren sustancias (alérgenos)  desde el exterior, lo que puede producir una irritación de la piel que se conoce como eccema (zonas de piel roja y con picor). Aunque la dermatitis atópica es mucho más frecuente en los niños, puede manifestarse a cualquier edad.

¿Porque mi hijo tiene dermatitis atópica?

La causa de la dermatitis atópica es desconocida, pero se sabe que intervienen diversos factores que favorecen el que algunas personas tengan la piel más sensible que otras. Uno de los factores más importantes es la predisposición genética. Se ha visto que la dermatitis atópica es más frecuente en hijos de pacientes con antecedentes de eccema atópico y es habitual que en estos pacientes exista una historia personal o familiar de asma, rinitis o conjuntivitis alérgica.

Además de los factores genéticos, el ambiente donde vivimos y las actividades que realizamos día a día también influyen en la exacerbación de esta patología. A continuación revisaremos algunos desencadenantes de la dermatitis atópica y veremos cómo podemos evitar algunas de estas agresiones a nuestra piel.

Estrés: Como en muchas otras enfermedades de la piel, el estrés juega un rol muy importante a la hora de desencadenar y perpetuar un brote, ya que actúa como causa y también puede aparecer como resultado del intenso prurito que afecta el desarrollo de las actividades de la vida diaria y la conciliación del sueño. Es por este motivo que en caso de existir un conflicto es necesario actuar sobre él y también se recomiendan técnicas de relajación adaptadas para la edad y valoración por un psicólogo si es necesario.

Duchas con agua muy caliente: Son preferibles las duchas cortas y con agua templada. De preferencia se deben utilizar jabones de tipo “syndet” o “jabones sin jabón” y al salir de la ducha utilizar una toalla de algodón para secarse a toquecitos suaves sin frotar la piel.

Aumento de la temperatura ambiental: Cuidado con abrigar a los niños en exceso, ya que tanto el calor como el sudor pueden desencadenar o empeorar un brote de dermatitis atópica. Se recomienda utilizar prendas de algodón y quitar las etiquetas, evitando el uso de ropa de lana y los tejidos sintéticos.

Alergias alimentarias: En algunos niños las alergias a determinados alimentos como el huevo, la leche, el trigo, la soja, y los cacahuetes, pueden influir en la aparición de eccemas, pero no todos los pacientes atópicos tienen una alergia alimentaria y las pruebas de alergia se harán en base a una sospecha clínica. Es importante evitar realizar dietas restrictivas en niños, sin una adecuada supervisión médica ya que puede llevar a estados de malnutrición.

Alérgenos: Los ácaros del polvo y epitelios de animales, pueden desencadenar un brote de dermatitis atópica.

Bacterias: En algunos pacientes es posible detectar la presencia de bacterias en la flora normal de la piel, lo que favorecería la aparición de un brote y la sobreinfección de las lesiones.

Como tratar la dermatitis atópica en niños

En conclusión, si bien no podemos modificar los factores genéticos, si que podemos actuar sobre los factores ambientales para prolongar los periodos asintomáticos y prevenir la aparición de un brote en los pacientes atópicos. De momento no existe ningún tratamiento curativo para la dermatitis atópica y su evolución en el tiempo es impredecible. Es importante que los padres aprendan a reconocer precozmente la aparición de un brote que requerirá la consulta al pediatra o dermatólogo, y no tener miedo al uso de tratamientos como los  corticoides tópicos , si así nos lo recomiendan los profesionales. Además es fundamental que los niños aprendan desde pequeños hábitos de higiene y como cuidar su piel y realicen una rutina diaria que incluya el uso de  emolientes y evitar los posibles desencadenantes.

 

MAT-19390

Dra. Aniza Giacaman
Médico especialista en dermatología
Hospital Universitari Son Espases. Palma de Mallorca

COMPARTIR: